como transplantar fresas
jardines

Consejos para trasplantar fresas desde macetas, jardines o huertos

¿Qué ventajas tiene el trasplante de fresas?

Mientras tus fresas prosperen, no hay ninguna ventaja en trasplantarlas. Sin embargo, si sus macetas son demasiado pequeñas o están superpobladas, trasplantarlas a macetas más grandes puede mejorar su salud. Lo mismo ocurre con una plantación de fresas. Estas plantas pueden crecer en exceso. Demasiadas plantas juntas pueden provocar una competencia por los nutrientes del suelo y la luz solar (lo que afecta a la calidad de la fruta). Si las fresas se plantan a intervalos largos, también es más fácil detectar plagas como las babosas.

Lo que necesitas

  • Tierra para macetas
  • Pala pequeña
  • Tijeras afiladas
  • Macetas (no son necesarias si las plantas se colocan en un parterre)
  • Pequeñas bolsas de plástico que sirven como contenedores temporales cuando se trasladan las plantas a otro jardín de la casa.
  • Si el escenario anterior se aplica, también encontrar una caja para poner las fresas.
  • Agua

Preparación de las plantas

Dependiendo de la ubicación, el tratamiento antes del trasplante es ligeramente diferente para cada planta de fresa. En general, trate de mantener el estrés del trasplante al mínimo.

Asegúrese de que las fresas no están enfermas o secas. Una planta de fresa sana tendrá hojas de color verde oscuro sobre tallos fuertes de aspecto rígido pero flexible. Por lo tanto, si los tallos de tus plantas se ven mustios o marchitos, primero debes darles agua a las fresas (y tiempo para que se recuperen).

Cuando tus fresas estén en una maceta, vierte un poco de agua hasta que se vacíe el fondo de la maceta y ponlas a la sombra. No los trasplantes inmediatamente, ya que la tierra estará entonces demasiado húmeda. Además, existe el riesgo de que las raíces queden expuestas o se lesionen al replantar. Las plantas también necesitan tiempo suficiente para saturarse.

Las fresas cultivadas en el jardín requieren una mirada más cercana. Mientras que las fresas en maceta pueden dejarse de un día para otro, las de jardín deben evaluarse cuando estén húmedas y listas. Suele ser mejor elegir un día templado, regar por la mañana y esperar a que la tierra esté firme pero húmeda. Esto también hace que la extracción sea más segura.

READ  Cómo cultivar pimientos en el jardín: cuidados y siembra

Cuidado con las raíces

Cuidado con las raíces de fresas
Cuidado con las raíces de fresas

Si sus raíces están dañadas, cualquier planta morirá. La mejor manera de preservar la dignidad de las raíces es mantenerlas en un cepellón de la tierra original. Por lo tanto, la tierra no debe estar demasiado seca (las raíces se romperán al arrancar la planta) ni demasiado húmeda (la tierra se deslizará sobre las raíces en lugar de formar una mata protectora).

En cada sección de este artículo encontrará consejos sobre la mejor manera de tratar las raíces al arrancar, ya sea al cambiar de maceta o al plantar fresas directamente en el suelo.

Traslado de maceta a otra maceta

Después de unas horas o al día siguiente de un buen remojo, las fresas tendrán un aspecto vigoroso y la tierra estará húmeda y compacta.

Si está trabajando con una sola fresa en una olla pequeña, simplemente voltéela. Sujeta la planta entre los dedos y prepárala para la cosecha. Golpea el fondo hasta que la planta se suelte y se deslice. Rompa con cuidado la mayor parte de la tierra, manteniendo las raíces en un cepellón.

Prepare la nueva maceta llenándola de buena tierra. Cuando el cepellón de la planta se apoye en el suelo y la fresa esté a ras del borde de la maceta, habrás llenado el fondo de la maceta con suficiente tierra.

Rellene el espacio restante alrededor de las raíces y empaque suavemente la tierra alrededor de la planta. Riegue a fondo y coloque la planta en un lugar donde reciba luz solar indirecta durante al menos un día y donde esté protegida del viento.

Trasplantar del jardín a la maceta

Trasplantar fresas del jardín a la maceta
Trasplantar fresas del jardín a la maceta

Para trasplantar una fresa de jardín a una maceta, el proceso sigue siendo muy similar. Una vez que la planta esté en la mano, corta un terrón de tierra, envuelve la fresa en él y dale agua. Sin embargo, la extracción de la planta requiere más cuidado.

READ  Cómo sembrar, cuidar y cosechar Melocotones

Si se las deja a su aire, las fresas poblarán el suelo que las rodea. Cuando un tallo largo toca el suelo, a veces echa raíces y desarrolla una nueva planta. Finalmente, lo que parece ser una serie de plantas es en realidad una red de fresas que están físicamente conectadas entre sí.

Coge la planta de fresas que quieras plantar y, con unas tijeras afiladas, corta todos los tallos que la unen a las demás plantas. Cortar estos tallos no dañará la planta.

Cuando la fresa está libre de la red, se puede retirar. Coge la pala pequeña y coloca la punta a unos centímetros del tallo. Si te acercas demasiado, corres el riesgo de dañar las raíces. El remojo previo debe permitir que la pala penetre profundamente en la arena sin demasiado esfuerzo. Lleve la punta de la pala hacia abajo en ángulo con la planta. En algún momento, la planta debería levantarse cuando se presiona la pala contra la superficie. Continúe trabajando de esta manera hasta que la pala pueda ser retirada.

De un huerto a otro huerto

huerto de fresas 1
huerto de fresas

Si quieres trasladar tus fresas de una parte del huerto a otra, deberás trasplantarlas de la misma manera que se ha descrito anteriormente.

Basta con cavar un agujero en la nueva ubicación y añadir algo de tierra si es necesario. Planta la fresa, rellena la tierra alrededor y riega. Tenga cuidado de no mover las plantas cuando haya viento o calor.

Transplantar en situaciones especiales.

Te mudas y no quieres dejar tus fresas a la intemperie. Puede que hayas vendido algunas o las hayas regalado y sepas que el nuevo propietario las quiere en su jardín. Sin embargo, a veces hay que transportar las fresas y las macetas nuevas son un desperdicio si las plantas están destinadas a un huerto.

Puedes utilizar bolsas de plástico en su lugar. Elija una variedad que ya sea pequeña y estrecha. Por ejemplo, las bolsas que contienen una barra de pan o fruta tienen la forma perfecta. De hecho, puedes utilizar cualquier recipiente temporal, ya que no es necesario hacer agujeros en el fondo (verás por qué en un momento).

Si no tienes bolsas, puedes utilizar tuppers poco profundos o incluso pequeños cuencos de la cocina. Sin embargo, si las plantas se van a vender, es mejor utilizar bolsas de plástico.

READ  Como plantar y cultivar una semilla de aguacate

Los contenedores temporales no necesitan mucha tierra. Lo suficiente para cubrir la hierba y no tocar el fondo de la bolsa. Prepara una caja forrándola con papel de periódico o una bolsa.

Después de plantar cada fresa en su bolsa, colócala en la caja. Dar a cada fresa un poco de agua (no empaparla) y dejarla toda la noche, si es posible, para que se recupere y absorba la humedad. Si las fresas se mantienen así durante uno o dos días antes de transportarlas y plantarlas, no es necesario hacer agujeros de agua.

Otros consejos rápidos

  • Aproveche la oportunidad para darle un lavado de cara a su fresa. Estas plantas tienden naturalmente a tener hojas secas cerca de la parte inferior. Elimínelos con unos cuantos cortes rápidos antes de volver a plantar.
  • No abone inmediatamente después de la replantación o el trasplante. Ambos son eventos estresantes y la planta necesita sus recursos para adaptarse, no para prosperar. Espere una semana más o menos y, si es posible, utilice un abono natural que no se «queme» si le da demasiado sin querer. Un ejemplo seguro es la emulsión de pescado, que debería estar disponible en su tienda o vivero local.
  • Si va a plantar fresas directamente en el jardín, asegúrese primero de que el tiempo esté despejado y tranquilo esa noche. Las fresas son galletas resistentes y deberían sobrevivir al trasplante sin problemas, pero las lluvias fuertes o el granizo pueden suponer la perdición de su nuevo lecho.
  • Si su maceta de fresas tiene tallos largos, coloque otra al lado. Introduzca ligeramente un tubérculo en la tierra del nuevo recipiente con un alambre en forma de U. Quién sabe, tal vez produzcas una fresa de esta manera.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.