como cuidar un bonsai
jardines

Cómo cuidar un bonsái: Iluminación, riego, poda, transplante y fertilización

El bonsái es un arte japonés especial que consiste en cultivar árboles enanos que se asemejan a los arboles grandes, pero son lo suficientemente pequeños como para mantenerlos en macetas del tamaño de una planta. Estos árboles se han utilizado durante siglos como elementos decorativos en muchas casas tradicionales japonesas. En los últimos años, los bonsáis han cobrado una importancia creciente como acentos estéticos en los hogares modernos.

Si es la primera vez que tiene un bonsái, asegúrese de conocer los cuidados específicos que requieren estas plantas únicas. En este artículo, repasaremos las pautas básicas y las instrucciones de cuidado para cultivar y mantener su bonsái.

Breve resumen de los cuidados del bonsái

  • Iluminación: Se recomiendan de cinco a seis horas de luz solar directa al día. Este requisito puede cambiar dependiendo de la variedad de bonsái y de si la luz es directa o indirecta.
  • Riego: Riegue cuando los primeros centímetros del suelo estén secos. Riegue lo suficiente para mantener la tierra húmeda hasta el fondo de la maceta. No deje que la tierra se seque por completo.
  • Condiciones del suelo: Utilice una mezcla de coníferas u otra tierra para macetas especialmente diseñada para macetas de bonsái.
  • Trasplante : Trasplantar cada uno a cinco años, dependiendo del bonsái. Las hojas de color amarillo pálido indican que ha llegado el momento de trasplantar.
  • Fertilización: Utilice un abono especialmente diseñado para los árboles de bonsái. Abone durante todo el año para un árbol de interior.
  • Poda y corte: Se recomienda una poda ligera regular.

La información anterior se ofrece como referencia general. Cada uno de estos aspectos de la atención se analiza con más detalle a continuación, con recomendaciones más específicas.

Contenido

READ  Como Plantar un Limonero: cuidados, poda y siembra

Iluminación

Los bonsáis necesitan unas cinco o seis horas de luz solar directa al día. Si tu árbol está en un lugar donde la luz solar no es muy intensa, puedes aumentar el número de horas (hasta 16 al día) que recibe la luz solar para compensar. Si traslada su árbol de una zona con poca luz solar a otra con luz más intensa y directa, hágalo gradualmente para no dañar su árbol. Evite la iluminación artificial (bombillas incandescentes), ya que no proporcionan todo el espectro de luz que su bonsái necesita para crecer.

Como los factores ambientales cambian constantemente en función de la estación y la hora del día, cambiar regularmente la posición del árbol para adaptarla a la situación puede ser la mejor manera de equilibrar la luz, la humedad y la temperatura.

Riego

Uno de los aspectos más difíciles del cuidado y mantenimiento de los bonsáis es la cuestión de cuándo y cómo regarlos. Es importante saber que las necesidades de agua suelen depender de varios factores.

Factores que influyen en el riego

  • Temporada
  • Número de horas de radiación solar
  • Variedad específica de Bonsái
  • Condiciones del suelo
  • Tamaño del árbol

Como no existe una fórmula general para la frecuencia de riego, siempre hay que observar el estado del suelo. Cuando los primeros 1 a 1,5 cm de tierra parezcan secos, probablemente sea el momento de regar la planta. Esto puede hacerse una vez al día o cada dos días, dependiendo de los factores mencionados anteriormente. Con el tiempo entenderás lo que necesita tu bonsái.

Tener en cuenta para el riego de bonsáis

  • Compruebe regularmente la humedad del suelo de las plantas introduciendo el dedo en la tierra, con cuidado de no dañar las raíces.
  • Se recomienda regar la planta por la mañana.
  • En verano o en días calurosos, su bonsái necesitará más agua.
  • No riegue más de una vez a la semana en invierno: demasiada agua no es buena durante la temporada de inactividad.
  • Cuando la radiación solar disminuye, la necesidad de riego también disminuye. Cuando aumenta la radiación solar, también aumenta la necesidad de riego.
  • Riegue el árbol a intervalos regulares durante la temporada de crecimiento para que su bonsái pueda adaptarse al programa de riego.
READ  Cómo cultivar ajos en una maceta: siembra, riego, fertilización y cosecha

Condiciones del suelo

Es muy importante elegir una tierra de bonsái específica para su árbol. Considere una mezcla de tierra como la de las coníferas que tenga la consistencia adecuada y una distribución uniforme de los ingredientes.

Un buen suelo es aquel que favorece la máxima aireación y drenaje del agua. El agua estancada en el suelo puede drenar y mantener la humedad para la planta. Asegúrese de que el suelo tiene un pH adecuado, preferiblemente entre 6,5 y 7,5.

Maceta

Para crear un entorno adecuado para el crecimiento y el desarrollo del árbol, debe replantar la planta con regularidad. El momento ideal para replantar su bonsái es justo después del invierno. Esto se debe a que durante el periodo de inactividad almacenan mucha energía en sus raíces, que pueden utilizar para crecer cuando comience el verano.

En general, es necesario hacer una mudanza cada uno o cinco años. Los árboles más jóvenes y de crecimiento más rápido necesitan ser replantados más a menudo (aproximadamente una vez al año), los árboles más viejos menos a menudo (más bien cada cinco años).

Señales de que debe replantar un bonsái

  • Las hojas de la planta empiezan a ponerse de color amarillo pálido y comienzan a formarse hojas jóvenes.
  • Se pueden ver los brotes formándose en el tallo. En este caso, corte las raíces de la planta antes de replantar.

Fertilización

Estas plantas decorativas suelen cultivarse en macetas pequeñas y, por tanto, dependen más del abono que muchas otras plantas de interior. En general, los abonos de potasio, nitrógeno y fósforo son buenos para los bonsáis, ya que son los responsables del color verde de las hojas, del desarrollo de las raíces y de la floración. Es aconsejable comprar un abono especial para bonsáis en un distribuidor de confianza.

READ  Cuidado de las plantas de flor en el jardín o en macetas

Como colocar el abono a los bonsáis

  • En el caso de los árboles de exterior, abónelos durante la temporada de crecimiento.
  • En el caso de los árboles de interior, abónelos regularmente durante todo el año.
  • Ajustar el consumo de nitrógeno en verano y durante el periodo de latencia.

Poda y corte

Aunque algunas personas prefieren contratar a jardineros experimentados para podar, dar forma y alambrar sus bonsáis, estas son cosas que puede hacer usted mismo fácilmente. Aunque la poda de mantenimiento puede realizarse en cualquier momento del año, la poda estructural se realiza mejor cuando la planta empieza a crecer después del periodo de inactividad. Recuerde que debe utilizar herramientas de corte afiladas para no dañar el árbol.

Para conseguir la mejor forma posible para su planta, pode sólo aquellas ramas y brotes que se extiendan más allá de la copa deseada del árbol. Para obtener los mejores resultados, la poda estructural debe ir siempre seguida de un cuidadoso alambrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.